All Posts By

admin

Perros y bebes

By | Artículos | No Comments

Mascotas, el perro
Por Diego Montes de Oca

Los Perros

Brindan compañía y alegría y enseñan el valor de la bondad, la responsabilidad y el respeto a la vida Educan a los niños sobre la vida y la muerte. Dan un amor incondicional y por ellos los niños los aman.

Brindan amor y afecto incondicional, nos necesitan y nos hacen sentir importantes.
La lealtad de una mascota puede ser invalorable para un niño que intenta adaptarse a un mundo inestable.

Los perros facilitan la interacción social y esto es importante para niños tímidos.
Se debe elegir un perro con buen temperamento y enseñarle cual es su lugar en la familia.

 

¿Cuál es el principal peligro de un perro?

Las mordeduras.
70% de las personas mordidas son niños.

Los perros salvajes viven en jaurías gobernadas por una jerarquía social en la cual los integrantes más fuertes controlan la conducta de los más débiles. Todos los individuos protegen a la jauría de los intrusos, defienden su territorio y su comida.
La jauría concede a sus integrantes más jóvenes un período de sociabilización de gracia durante las primeras 13 semanas de vida, los cachorros no deben ajustarse a los estrictos límites de la estructura social, hecho que puede explicar por qué los perros, generalmente son tolerantes con los pequeños.

A diferencia de los perros nosotros permitimos el ingreso de extraños a nuestros territorio, compartimos la comida y nos comunicamos por medio del lenguaje.
La mala interpretación de las señales son las que generan el problema.

Ejemplo en un niño que abraza un pero para demostrarle afecto, el perro puede interpretar este lenguaje corporal como un gesto de dominio y como una amenaza.

Hay que enseñarles a los niños que los animales no son como personas ya que las consecuencias pueden ser lamentables. Los niños no deben esperar que los animales se comporten como personas y ahí esta la principal razón de una mordedura.

 

¿A quienes muerde más los perros?

A lo varones dos veces más que a las mujeres, y la edad más frecuente de los niños mordidos son de los 5 a los 9 años. Esta edad es porque a los 5 años el perro puede sentir que ha terminado e período de sociabilización de gracia y que deben enfrentar las realidades de la jerarquía social, el perro siente que el niño esta comenzando a afirmar su dominio y a ascender en la escala social puede utilizar la agresión para mantener al niño en una posición de sumisión. El niño no responde a las señales de advertencia de ladridos, gruñidos o amenazas de mordeduras, sino que tienden a correr o gritar lo que excita más al perro.

En caso de mordedura a recién nacido o los niños que visitan la casa pueden ser considerados como amenazas o intrusos.

Los perros que muerden suelen ser machos jóvenes, grandes, cuya tendencia ya era conocida.

Los machos no castrados son los responsables de la mayoría de las mordeduras y generalmente son menores de cinco años.
El 60% de las mordeduras son de perros que ya han mordido.

 

¿Qué pasa con los perros vagabundos?

Contrariamente a lo que la gente cree son muy raras las mordeduras de estos perros ya que no tiene un territorio determinado que defender.

La mayoría de las mordeduras se producen de perros que uno conoce.
Muchas mordeduras ocurren cuando el perro esta retenido o sujetado.
La presencia de un adulto no implica que el niño este seguro, de hecho la mayoría de las mordeduras hay un adulto presente. Todos los niños deben ser controlados mientras interactúan con sus mascotas.

 

¿Cómo prevenir mordeduras?

Controlar la interaccion del niño con animales domésticos.
Enseñar a ser cuidadosos con las mascotas, los perros pertenecen a otra especie con sus normas de comportamiento y comunicación.
Enseñarle signos de advertencia como posturas, mirada, ladrido.
No tocar a un perro encerrado o encadenado.
Nunca se debe quedar solo un niño con el perro.

 

Elección del perro

Los machos, jóvenes y no castrados tienen más tendencia a morder igual que los perros grandes.
Los perros alcanzan su madurez a los 2 a 3 años, donde pueden comenzar a mostrar un comportamiento dominante.
Si su hijo abraza a un perro cuando llega a los 2 años el perro puede interpretarlo como una manifestación de dominio y reaccionar con una agresión cuando antes se mostraba amistoso.
Observe los signos de agresión como gruñidos, ladridos o amenazas de mordeduras.
Llevar a un perro a una escuela de entrenamiento puede ayudar a reafirmar la sensación del perro de ocupar una posición social subordinada a todos los integrantes de la familia.

 

Enseñe a su perro a ser sumiso

Debemos enseñarle cual es su lugar.
Un perro que responde a órdenes de No o quédese quieto entiende que su lugar esta subordinado a todos los integrantes de la familia.
Consulte a un veterinario.
Nunca acercarse a un perro encadenado, atado, en un corral o detrás de una reja.
No acercarse demasiado a un perro que ladra, auque mueva la cola.
Nunca sacarle un juguete o su comida.
Nunca molestar a un perro cuando esta durmiendo.
Nunca educar a un perro golpeándolo.

 

¿Cómo presentar a un recién nacido?

Conozca a su perro.
Si el perro ha sido agresivo con adultos y otros niños o caza o mata o otros animales manténgalo separado del niño.
Debe responder a ordenes básicas como sentarse .
Puede similar con una muñeca.
Permita que olfatee elementos que halla estado en contacto con el bebe para que sienta su olor.

Cuando llegue el niño muéstreselo cuando el perro este sentado.
El perro nunca debe tener acceso al niño sin supervisión.
Si bien todos los perros pueden morder hay algunas razas recomendadas para niños y otras no: Razas mordedoras: Chow Chow, Pastor alemán, Pit bull, Rottweiler, Doberman, Chihuahua, Dachshund, Terriers.

Educación

By | Artículos | No Comments

LA EDUCACIÓN DEL CACHORRO CON BASES PARA SU FUTURO ADIESTRAMIENTO

Marta Bregna con el primer cachorro de la familia.Quien se proponga educar y enseñar correctamente un perro, debe tener como primera condición amor a los animales, y en especial a ese animal, y luego paciencia, tranquilidad, resistencia y constancia, además disponer de suficiente tiempo para ocuparse realmente.

El viejo maestro de la cría de ovejeros, el Rittmeister v. Stephanitz, decía: “ El secreto de toda educación y adiestramiento es saber descubrir y aplicar las cualidades que ya existan.
Quien conozca bien su perro y sea capaz de compenetrarse y entender su “ mundo”, tiene ya facilitada la mitad de la educación y una inapreciable ventaja sobre aquel que no posea esa cualidad. No todos tienen ese don, pero de cualquier modo es necesaria una voluntad firme y seria para obtener éxito.

Los cachorros son tan inteligente, astuto y atrevido, que muy pronto se da cuenta de las debilidades de su amo y de cómo puede sacarle provecho. Por lo tanto hay que tener sumo cuidado en que el perro no se convierta en el “ amo de su amo”.
Personas irascibles no deben probar siquiera de educar un animal, pues solo se harán mala sangre y harán sufrir al mismo.

Para la educación de un perro no se pueden dar “ recetas”. No se puede decir: Hay que empezar así y hacer cinco minutos esto y cinco minutos lo otro. Solo se pueden dar directivas. Por ejemplo: alegría, nerviosidad, tristeza, son cosas que el perro nota perfectamente en su amo. Si se quiere ejercitar, es importante hacer comprender al animal que le espera algo alegre; de esta manera el trabajo será sinónimo de algo muy agradable, hasta el punto que verdaderamente lo apasione y que sea su principal deseo.

Paciencia, calma y reflexión son, por consiguiente, los tres requisitos capitales imprescindibles en la educación del perro.

Lin calel atraves de los años ha perfeccionado las tecnicas de cómo sepuede educar un cachorro. para ello ofrecemos un programa de educación donde el instructor da una visita en el lugar donde vive el cachorro y se asesora tanto práctica como teóricamente. De esta manera usted no solamente educara correctamente a su mascota sino que evitara malas conductas que el futuroque le podrian presentar.
Algunos ejemplos: Roturas indeseadas,pozos , ladridos , saltos, agresividad etc.

Rastro

By | Artículos | No Comments

INICIACIÓN DEL PERRO EN LA PISTA
Publicado en la revista de P.O.A Nro. 90 -2000 por Ricardo BREGNA

En mis alegres, pero difíciles 35 años de indagar en el complejo arte de adiestrar, fueron diversos los sistemas que utilicé para la iniciación de nuestros perros, cachorros o no tan cachorros, en la disciplina de la pista (rastros). La mayoría de estos sistemas fueron llegando al país con los primeros ovejeros traídos por alemanes que vinieron después de la 2da. Guerra mundial y fundaron la S.V.A. y A.C.O.A.; de la fusión de estas dos sociedades nace nuestra querida P.O.A.

De estos sistemas para iniciar a los perros utilicé básicamente dos formas; en la primera marcaba yo una corta pista, escondiendo al final una pelota u otro juguete. La otra forma era hacer ocultar al perro para que no viera, esconder a su dueño y luego guiar al can para que, usando su olfato, lo encontrara.

Todos tenían sus problemas, como la excesiva velocidad o levantar la cabeza para encontrar la pelota o a su dueño, venteando.

Sin duda, el mayor rédito lo conseguí cuando comencé a utilizar la comida sobre la pista, aprovechando el instinto de supervivencia del animal.

Por fortuna para los que trabajábamos con esta técnica desde hacía años, cuando en 1995 llegó a nuestro país el maestro Antonio Bello, para enseñarlos todos los nuevos métodos en lo que a can de guardia se refiere, no tuvimos que cambiar el sistema de rastro, sino enriquecerlo con sus enseñanzas.

Sabíamos que el can no nos necesitaba para buscar. Desde recién nacido, ya desarrolla el sentido del olfato cuando busca la teta de la madre. Él vive por su olfato así como nosotros por la vista. Lo difícil es aprovechar sus dotes y asociarlos a nuestro mandato, creando los métodos que el perro más le gusten. De lo contrario las experiencias se vuelven negativas.

Nuestro animal capta mayor cantidad de olores que nosotros. Para él no es problema seguir una pista. Pero se distrae con mucha facilidad, precisamente por su gran variedad de captación. Por eso tenemos que hacerlo concentrar en el rastro a seguir.

Con lo aplicado hasta allí y ya con una base más sólida, cuando llegó a la Argentina el otro gran maestro italiano, Stéfano Codemo, pudimos ahondar más en los detalles de esta fascinante disciplina procurando un mayor perfeccionamiento, ya que lo que veníamos haciendo no chocaba para nada con sus conceptos.

Este trabajo de iniciación es conveniente comenzarlo cuando nuestro perro es cachorro, porque éstos son curiosos y vehementes con la comida. A los adultos es más difícil estimularlos; lo que no quiere decir que el trabajo no se pueda realizar con ellos. Todo depende de las condiciones naturales que tengan. Yo he iniciado perros de tres años con excelentes resultados.

El comienzo del Rastro debe ser siempre positivo

A nuestro ejemplar debemos guiarlo, ayudarlo, apoyarlo, al igual que lo hacemos en la disciplina o en el ataque. El perro debe sentir placer al hacerlo. Nuestro humor no debe cambiar aún cuando él haya cometido un error. Si yo cambio mi comportamiento, el perro no sabe porqué lo hago. Él sabe que hay cosas que hay que evitar. Nosotros debemos lograr un camino feliz y de placer para que arribe al objetivo, con alegría y gusto. no por nuestro humor.

Si el perro no rastrea bien y yo cambio mi humor, él interpreta mi cambio y no el error. Se lo debo hacer entender de manera tranquila. Para que esto le resulte grato.

En este sistema el can debe encontrare siempre un recipiente chico de comida al final de la pista. Este recipiente debe ser lo más chato posible y su color no debe diferenciarse mucho del terreno, así el perro lo encuentra con el olfato y no con la vista.

En una oportunidad le pregunté al maestro Bello ¨si el perro no rastrea bien…le dejo comer igual del recipiente?¨.Yo sabía lo que me iba a contestar, pero no de la manera que lo hizo. Él dijo: El perro no es una criatura para decirle ¨si no haces bien los deberes esta noche no hay postre¨, Algunos guías ante un error levantan al perro del rastro. Esto no debe ocurrir pues el perro no lo entiende.

Nuestro perro debe tener siempre un final feliz en los ejercicios

Condición esencial para iniciar el primer rastro, es que el cachorro no haya comido en las doce horas previas. Iremos sembrando el trazado de la pista con trozos de la comida que al animal más le guste, hígado cocido, pollo, granos grandes de balanceado, etc. Yo generalmente utilizo salchichas cortadas a cuchillo en rodajas de 1 cm.

El pedacito de salchicha lo coloco sobre el terreno roto por la pisada, una vez levantado el pie. Es conveniente que el párrafo siguiente se lea realizando los movimientos corporales que se describen: Sé que no es fácil explicar la marcación de la pista si el interesado no lo ve, pero lo intentaremos.

Llevando una banderita con punta que se entierre fácilmente en el terreno, me dirijo hacia el punto de partida. Unos tres metros antes de llegar al lugar que elegí que será el punto de partida, empiezo a pisar fuerte y en línea recta. Estas pisadas deben estar bien pegadas una delante de la otra, con el talón del pie de adelante casi rozando la punta del pie de atrás. Así recorridos los tres metros, en los que entrarán unas diez pisadas, me paro con los dos pies a la par y sin moverlos, entierro la banderita junto a mi pierna izquierda, marcando el punto de partida. Seguidamente piso con el pie derecho delante y en el medio de donde estaba parado, luego levanto el pie y apoyo la punta del mismo al costado del pie izquierdo, simplemente para mantener el equilibrio. En el medio de la rotura del terreno que dejé con el pie derecho, coloco el primer pedazo de comida. Luego con el pie derecho, que en ese momento está apoyado sobre su punta, piso delante de la pisada donde puse la comida. Levanto el pie izquierdo y lo llevo delante del derecho. Lo hago pisar y lo levanto apoyando su punta al costado del pie derecho. Coloco el segundo pedazo de comida. Y así sucesivamente, marco todo el trazado, quedando el alimento pisada por medio.

La primera recta tendrá unos quince metros. Allí se marcará un ángulo recto del cual saldrá otra recta de unos cinco metros y en el final de la misma se encontrará el recipiente con la comida, lo más oculto posible.
Después de varios rastros comenzaremos a espaciar la comida, de modo que el cachorro se vaya condicionando a entrarla sobre la rotura del terreno.
Esta etapa es sólo de enseñanza no debemos corregir al can hasta que él sepa bien lo que le pedimos.

En la primera etapa del rastro es muy importante el terreno. Es mejor el pasto de entre tres a diez cm de alto. No más, para que le perro utilice el olfato, no la vista. El campo arado es un excelente terreno, pero no para la iniciación de esta disciplina.

Debe realizarse este ejercicio a primera hora de la mañana y en un campo que no haya sido pisado por animales o personas.
Desde el primer rastro se debe enseñar el ritmo adecuado, que es el paso lento de hombre.
El cachorro ya debe estar acostumbrado al collar y a la traílla cuando concurra al campo. No tiene que sentir desconocimiento por estos elementos.
En las primeras marcaciones es importante que el guía no rompa demasiado el terreno, es decir que no pise fuerte. El cachorro se sentirá mas atraído si el olor que emana del suelo es una fragancia. Mientras que si se pisa muy fuerte el olor de la clorofila del pasto le resultará molesto.

En el comienzo el guía colocará al cachorro entre sus piernas, tomará la traílla que se prende del collar fijo y se la pasará por debajo de la axila derecha. Así el perro sentirá mayor apoyo y se evitará que se desvíe en la pista a seguir.

La marcación de los objetos, la enseñaremos fuera de la pista. Colocando cinco o seis almohadillas de tamaño no mayor al de una billetera en un círculo de un diámetro aproximado de diez metros, llevamos al perro caminando en junto hasta una de las almohadillas y lo echamos correctamente, bien cerca de ella pero sin tocarla, de forma tal que le quede entre medio de las manos. Lentamente, diciéndole al perro que se quede, levantamos el objeto con la mano en alto como si se lo mostráramos al juez. Después de bajar la mano sentaremos al perro y sin que éste se de cuenta tiraremos el objeto para atrás por sobre el hombro, más o menos en el lugar donde estaba antes, para que, después de llevarlo hasta las otras almohadillas de la misma manera, comencemos una o más veces la ronda.

Cuando nuestro can tenga ya bastante segura la pista con la comida y el recipiente, incorporaremos los objetos al rastro.
Los adiestradores, como en todas las disciplinas, deben ser prolijos y tener un plan de trabajo, pero fundamentalmente en ésta. No deben distraerse, pues el tiempo se pasa y la vida de nuestros perros es muy corta. Lo que no conseguimos cuando nuestro amigo es joven, después es cada vez más difícil de alcanzar.

Finalmente me queda por recomendarle a los guías, que trabajen el perro alegremente. Si el conductor no es alegre el perro tampoco lo será. El perro siente si uno tiene placer de estar con él. Su cerebro registra el último acto que le enseñamos. Si nosotros no lo entendemos así cometeremos errores graves y difíciles de superar. Si corregimos severamente un error, alteraremos su comportamiento natural.

Al perro lo corrige la sorpresa…no el dolor.

Hospedaje para tu mascota en vacaciones

By | Prensa | No Comments

Llega el verano y es hora de pensar quién cuidará a nuestras mascotas cuando estemos de viaje. O con los días más lindos, queremos estar tranquilos si organizamos un cumpleaños, una fiesta o una reunión en el jardín… Dirigido por Martín Bregna, LIN-CALEL ofrece servicios de hospedaje y colonia para perros bajo la supervisión de personal con 40 años de experiencia.

Read More

La mascota como ayuda terapéutica

By | Prensa | No Comments

Al pensar en una mascota, se nos vienen a la mente momentos de esparcimiento o diversión; sin embargo, también pueden son muy útiles en actividades de terapia para diversas discapacidades. LIN-CALEL realiza el entrenamiento integral del perro terapeuta, cuyas aplicaciones y potencial podremos conocer en esta nota.

Read More

LIN-CALEL, servicios para mascotas

By | Prensa | No Comments

Se acercan las vacaciones y hay que pensar con quién se quedarán las mascotas. O compramos un cachorro y no sabemos cómo educarlo… LIN-CALEL, con más de 40 años en el rubro, resuelve todos estos problemas con servicios de hospedaje, educación, adiestramiento y colonia para mascotas. VerdeCountry.com entrevistó a Martín Bregna, su director.

Read More