La seguridad en nuestros tiempos es un valor fundamental. LIN-CALEL ofrece servicios de adiestramiento para perros de guardia que garantizan su estabilidad y control en cualquier situación.

Existen dos tipos de adiestramiento de perros de guardia: el entrenamiento de perros de guardia personal y de animales de guardia territorial. Las mascotas de guardia personal defenderán a su dueño o a su familia ante una situación de ataque. Bajo la orden recibida de su amo, inmovilizarán al delincuente de dos maneras: por intermedio del ladrido o manifestando el instinto de presa a través de la mordedura. Los perros de guardia territorial vigilan el perímetro asignado, actuando ante cualquier invasión de su territorio. El perro de guardia personal recibe un nivel superior de entrenamiento, aunque en cualquiera de los dos tipos se requiere un alto nivel de obediencia.

No cualquier raza de perros puede entrenarse como animales de guardia, sino que se eligen aquellas que más se usan para este fin. Los más utilizados son los Ovejeros Alemanes, Rottweiler, Doberman, Schnauzer gigante y eventualmente los Ovejeros Belgas o Malinois.

En el caso de perros de guardia personal, el adiestramiento será la herramienta que permitirá tener al perro controlado y estable en toda situación. El animal recibe una instrucción personalizada de educación, sociabilización y entrenamiento de obediencia que lo hace confiable en todo momento. Ante cualquier situación de violencia o agresión, el perro defenderá a su dueño y éste podrá “activar” o estimular la agresividad del can o frenar esa misma conducta, serenándolo.

LIN-CALEL selecciona para tal fin a los animales que cumplan con el perfil adecuado y los adiestra desde cachorros para que alcancen una instancia avanzada de obediencia. Por una cuestión de maduración, el entrenamiento para guardia familiar no debe hacerse antes del año y medio o dos años, según la raza. Sin embargo, el adiestramiento comienza a partir de los 45 días, con una exposición de sociabilización con otros perros o personas a partir de los 3 o 4 meses y un entrenamiento de obediencia desde los 5 meses. Recién a partir del año o año y medio, recibirá una instrucción personalizada como perro de guardia y puede considerárselo un animal perfectamente funcional desde los 2 o 3 años.

El perro de guardia personal puede actuar en la calle, en el auto, en su casa o fuera de su vivienda, además de convivir con la familia, transitar por la vía pública y tratar con niños. Por eso la participación del dueño del animal y su grupo familiar es necesaria en el entrenamiento.

Es importante aclarar que el entrenamiento de perros de guardia no representa una carga de estrés, algo desagradable o negativo para el animal, ya que al estar genéticamente preparado para este fin, la mascota satisfará sus instintos naturales de presa y autodefensa durante el adiestramiento.
Por otra parte, el perro de guardia territorial no es tan activo como el de guardia personal, ya que tiene que defender un lugar, no una persona. La base del adiestramiento es similar, por lo que al comienzo el entrenamiento es el mismo, pero hay un punto donde se promueve el instinto de custodia. El perro de guardia territorial no recibe órdenes sino que cuida el perímetro de un lugar o vivienda.

También pueden entrenarse mascotas para vigilancia de empresas de seguridad, fábricas o eventos especiales; LIN-CALEL realiza el asesoramiento y la transferencia al guardia que lo va a utilizar. Asimismo, existe la posibilidad de compra o alquiler de los perros ya entrenados para esta tarea.La empresa ha asesorado a distintas fuerzas de seguridad para el adiestramiento de sus canes, marcando las diferencias que deben existir, por ejemplo, para un perro de las Fuerzas Armadas, custodia de fábricas o un animal de guardia familiar.

Para contratar los servicios de adiestramiento para perros de guardia de LIN-CALEL, es indispensable concertar una entrevista personal previa con el director de la empresa, Martín Bregna.